El alquiler vacacional es una actividad económica en auge en un país como España que goza de un clima agradable la mayor parte del año. Y no solo eso, sino que las atracciones turísticas que ofrece nuestro país son tan variadas que seducen a todo tipo de turistas. Pero todo esto ya lo sabrás como dueño de un apartamento de alquiler vacacional; lo que quizá te interese más saber son todos esos gastos que puedes deducirte de tu apartamento.

Como propietario, tendrás que reflejar todos los ingresos que percibas en tu declaración de la renta como “rendimientos del capital inmobiliario”. Gastos como las posibles reparaciones, la financiación del inmbueble o aquellos destinados a su correcta conservación son los que puedes deducirte al hacer la declaración.

¿Gestionas alojamientos vacacionales legalmente registrados y de calidad? ¡Trabaja con nosotros!

Hagamos un repaso pormenorizado de cuáles son y qué implican estos gastos deducibles:

  1. Gastos de financiación: son todos aquellos causados por acciones financieras-como pedir créditos-derivados de la compra de la vivienda. Es decir, puedes deducirte los gastos relacionados con la adquisición de la casa anualmente al hacer la declaración.
  2. Gastos de conservación o reparación: dentro del inmueble pueden darse diversas necesidades de reparación, reformas o conservación de elementos estructurales. También los que se derivan del uso, como pintar o la sustitción de algún elemento defectuoso o roto. Pero no son deducibles las obras destinadas a ampliaciones o mejoras que aumenten el valor del inmueble.
  3. Primas abonadas a los correspondientes seguros: Todos los inmuebles cuentan con seguros antirrobo, seguros de incendio o responsabilidad civil, ¿verdad? Pues bien, los gastos derivados de las primas abonadas a los seguros a lo largo del año también puedes deducirlas en tu declaración de la renta.
  4. Las cantidades destinadas a cubrir los suministros: Agua, luz y gas son gastos constantes a lo largo del año que puedes incluir en tu declaración
  5. El importe que destinado a la amortización de la vivienda: La viviendas se deterioran por su uso, así que todos los gastos destinados a mitigar deterioro por uso o transcurso del tiempo, son también cantidades deducibles de tu declaración.  
  6. Las cantidades devengadas por terceros: Aquí se incluye todo lo que tiene que ver con servicios que se dan en la comunidad de vecinos. Desde la administración de la finca o los gastos de comunidad, al pago del portero en caso de haberlo.

Algo que debes tener en cuenta cuando rellenes los datos es que solo son deducibles los gastos que correspondan al periodo en que tu inmueble ha estado arrendado. Es decir, si solamente alquilas durante los tres meses de verano, son los gastos de esos tres meses los que puedes incluir.  

Muchos propietarios dudan sobre si entre sus obligaciones fiscales está la de cobrarles el IVA a los huéspedes. La respuesta es no, a menos que ofrezcas servicios adicionales como limpieza, restaurante o lavandería.

Si finalmente decidís prestar este tipo de servicios sí que tendréis que emitir factura, con el IVA, por cada estancia que tengáis registrada. El sector aplica el 10% de IVA y debéis presentar las facturas relacionadas con está actividad trimestralmente.

Todas estas cuestiones son las que debéis tener en cuenta cuando registreis vuestro apartamento vacacional. Meditar qué servicios vais a dar a vuestros clientes y en base a eso sabréis qué cosas podéis deduciros y cuáles estáis obligados a pagar. Lo mejor es ofrecer el servicio que nos gustaría recibir cuando vamos de vacaciones y estar seguros de que nuestros clientes van a disfrutar tanto de esos merecidos días libres. Tanto que repitan año tras año con nosotros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR